lunes, 25 de septiembre de 2017

AIKIDO Y EL MIEDO




Muchos practicantes de artes y métodos marciales tal vez no son conscientes que su principal motivo de práctica es el miedo. En el Aikido no es diferente, ya que implica entrenar para resolver situaciones de oposición, en este caso en un marco de armonía.
Buscamos en nuestro querido google, definiciones de “miedo” para afinar un poco, y elegimos esta, ya que nos parece adecuada. 

Miedo:
1.      Sensación de angustia provocada por la presencia de un peligro real o imaginario, consciente o inconsciente. (Lo de consciente e inconsciente me tomé el atrevimiento de agregarlo)
2.      Sentimiento de desconfianza que impulsa a creer que ocurrirá un hecho contrario a lo que se desea.

Es extraño por una parte, y no menos real por la otra que en muchos momentos de nuestra vida hemos deseado no sentir miedo y daríamos cualquier cosa para lograrlo. Sin embargo, ¿quién no ha pagado alguna vez para sentirlo? ¿Le parece disparatado? Recuerde alguna ida al cine donde pasaban alguna película de terror y la entrada era cara porque era estreno.
El miedo es una emoción natural que tiene dos aspectos, uno positivo y otro negativo. Al sentirlo, por ejemplo si un perro nos quiere morder; esta emoción, de estar presente, hace que se activen sustancias químicas que influyen en nuestro cuerpo y psiquis ayudándonos a huir o trepar más rápido. Este sería un aspecto positivo y de adaptación.

Por otra parte, a veces el miedo nos paraliza cuando tenemos que actuar. Hay animales que al quedar quietos pasan desapercibidos y es su única defensa, como los sapos. Pero en nuestro caso generalmente no es así. 

Podríamos decir que hay un miedo que paraliza y otro que moviliza. Pero el más peligroso es el que nos obnubila, que no nos deja ver la realidad. Hoy día se habla mucho de ataques de pánico.

Hay miedos básicos e inconscientes según estudios, como el miedo a ser enterrado vivo, a no conseguir el sustento, a ser rechazado…. He notado los humanos sufrimos más por miedo irracional que por el real. En general me atrevo a decir que un 90 o 95 % es irracional. Como pensar que todo irá peor.
Podemos concluir que para terminar con el miedo, negarlo no es lo mejor, sino comprenderlo y aceptarlo, para luego enfrentarlo.
¿Cómo actúa aquí la práctica del AIKIDO?
Me voy a permitir contar una anécdota:
Llegó hace un tiempo al Dojo Tane, una chica de unos siete años. Era bastante tímida y hablaba en voz muy baja. No obstante empezó a entrenar con nosotros.
Cuando yo levantaba la voz para indicar algo entre el parloteo de otros niños, ella se contraía y hasta llegaba a llorar, con lo cual tenía que calmarla y hacerle alguna broma para que se relajara.
Su mamá hablando de sí misma me contó que sufrió ataques de pánico y que su hija también. Entonces comencé a trabajar su energía (KI) y con ella la de sus compañeros. Empleé el método del kiai o grito de combate, al hacer algunos ejercicios. Fue muy divertido, ya que todos sabrán que el grito de combate tiene que salir fuerte y con decisión. Indiqué a todos hacer un ejercicio de golpeo pero agregando el kiai. Al hacerlo por primera vez salió un sonido finito y tímido, lo que nos hizo reír mucho a todos, lo cual causó un estado relajación y soltura hasta a los padres que miraban. Luego de eso los hacía pasar de a uno para que atacaran pero con el kiai bien potente. Debido a la falta de práctica, y más aún al sentirse solos, a la mayoría de los niños les seguía saliendo el sonido finito y débil, causando que todos junto a ella o él, nos riéramos.
Ahí empezó la recuperación de esta chiquita, que entre risas empezó a poder sacar el sonido y fue potenciando su energía además por los ejercicios en sí. El kiai empezó a salir con tanta fuerza que tuve que acotar la práctica. Luego le comenté a la madre que en cualquier momento entraba yo en estado de pánico. Hoy día es una adolescente que ha superado un estado energético que tortura a muchos jóvenes.>

Aikido nos hace entrenar “ki no nagare” (hacer fluir y expandir nuestra energía) eso está implícito todos los días en la enseñanza. También aprendemos a dirigirla a un punto, a concentrarla y  preservarla.

Si observamos en la naturaleza, vemos la expansión y contracción continua. Un perro dominante tiene una postura de expansión, un perro sumiso se contrae y expone su abdomen que es lo más vulnerable. Son estados del Ki. Para aprender Aikido tenemos que comprender el ki. 

Cuando se siente miedo, el ki se contrae, nos arrollamos, bajamos la cabeza, nos cubrimos con los brazos, en actitud de rechazo.
Cuando sentimos alegría, el ki se expande, levantamos la cabeza, abrimos el pecho y los brazos, en actitud de recibir.

En nuestro Dojo, tenemos en cuenta dos cosas: firmeza y no resistencia. Se usarán según el caso.  En la vida hay momentos que nos tenemos que parar firmes, y hay otros que es mejor no resistir, dejar pasar o seremos arrollados. Siempre hay algo más grande y fuerte. No tenemos que poder con todo, creer lo contrario es un boleto seguro a hacernos daño.
Contracción y expansión son dos aspectos del KI, el aspecto inn y el aspecto yang, no debemos rechazar a uno y tomar solo el otro, no podríamos tampoco.

Por último quiero contarles un dicho de un maestro espiritual que tuve. Hablando de los miedos me dijo: -he sentido miedo muchas veces en mi vida, y he dejado de vivir muchas buenas cosas por ello. Ahora a mi edad he aprendido a decirle al miedo: ¡¡¡miedo, tengo que enfrentar esto, y no me querés soltar, entonces vas a tener que venir conmigo, pero vamos y vamos!!!
Si practica Aikido con un buen guía, podrá hacer cambios insospechados en su vida. ¡¡¡Anímese, en este caso, no tenga miedo!!!

M. Pereyra Sensei

lunes, 10 de abril de 2017

GUÍA PARA EL QUE EMPIEZA AIKIDO



Guía para empezar Aikido en Tane Dojo y Kaizen Dojo

^Exponemos aquí una pequeña redacción como guía que usamos en nuestros Dojos de la Organización Uruguaya de Aikido.^

Antes de comenzar sepa que sinceramente estamos complacidos y felices con su visita, más aún si tiene intenciones de permanecer y formar parte del grupo. Todos los estudiantes son valiosos, no importa el grado ni la habilidad, solo la sincera actitud de progreso y respeto al arte.
Dicho esto siéntase bienvenido

Al llegar por primera vez a un Dojo de artes marciales, quizás se sienta perdido al comenzar con los protocolos y las rutinas… es natural, no se preocupe, solo preste atención y siga a los alumnos más avanzados; si algo no entiende o le causa dudas, consulte con el Sensei o un compañero más antiguo, todos estamos para ayudarlo. Pregunte.
Las clases tienen un horario de comienzo, sin embargo le exhortamos a llegar 15 minutos antes, esto permitirá comenzar puntualmente y sin retrasos, incluso le ayudarán a ir entrando en sintonía. Pruébelo.
Al entrar al Dojo[1] salude con una reverencia al Kamiza (pared que contiene la foto de O´Sensei, nuestro gran maestro y fundador del Aikido) A los occidentales este tipo de saludos nos puede resultar incomprensible e incluso sonar a idolatría, llegando inclusive a generarnos conflictos con nuestras creencias religiosas o sociales. Aikido no es religión. Sus creencias son suyas y no tiene por qué cambiarlas. No se preocupe.
En Japón el saludo cotidiano entre las personas tiene la forma de reverencia, diferentes según la posición social y el grado de cercanía entre quienes se saludan. De hecho, para ellos es tan extraño estrecharse la mano con otra persona como para ud. la reverencia. Relájese y hágalo, está comprobado que ayuda a las articulaciones e incluso a doblar el torso o las rodillas, estamos aprendiendo humildad y respeto a los demás.

Antes de subir al tatami (lugar de práctica) quítese el calzado, nunca pise el mismo con ellos, déjelos ordenados a un lado, tal como lo hacen los demás compañeros. Es recomendable llevar ojotas.
Una vez en el vestuario trate de ser breve en el mismo, de esa forma compartimos el mismo con los demás compañeros. Deje sus cosas ordenadas y sea responsable de sus objetos de valor.
Durante la práctica NO porte alhajas, las mismas podrían lesionarlo o lesionar a los demás.


En nuestro Dojo, luego del saludo de apertura (que es doble, en primera instancia al Kamiza y luego al sensei o instructor al frente de la clase) nos tomamos unos minutos, para practicar Zazen. Esto no es común en otros dojos y tiene por objetivo, “dejar afuera” lo que traemos de la calle y darnos unos minutos para comenzar más centrados nuestra práctica. A su vez tiene efectos poderosos sobre varios aspectos que experimentará ud. mismo. Disfrútelo.
Cuando Sensei, o el instructor de turno, muestran una técnica preste atención, manténgase en silencio, e intente copiar lo exhibido. Trate de resolver el enigma ud. mismo. No pregunte a menos que sea necesario, sin embargo si tuviera que hacerlo, previa reverencia al compañero diríjase hasta donde está sensei y, sin interrumpirlo, luego del saludo correspondiente, planteéle su duda. Nunca, nunca, nunca le llame gritándole de un extremo al otro del tatami. Eso es descortés y de mal gusto.
Permanezca siempre en posición Seiza o anza (de medio loto o cruzadas) si no puede sostener la primera.
No se apoye en las paredes ni use posturas descuidadas. La atención es necesaria cultivarla en todo momento.



                                                  Seiza                                                                                               Anza
   Al practicar una técnica con un compañero, comience eligiendo,con una reverencia, a los compañeros de mayor grado y experiencia, no permanezca en su lugar esperando que lo inviten, invite ud.. Sepa que no solamente no molesta sino que demuestra reconocimiento y fortalece los lazos que se generan en el tatami. Muévase, el movimiento es vida.
No importa la graduación, al comenzar a practicar una técnica, hágalo con una reverencia, lo mismo al culminar. El saludo en aikido es parte de un importante protocolo (REI – Etiqueta) que nos enseña humildad y respeto por todos y cada uno de los compañeros. Relájese y salude.
No desprecie ninguna técnica ni sea displicente con ningún compañero, practique con todos, la variedad le ayudará a pulir su técnica. Tampoco luche si no logra aplicar la misma. No corte ni interrumpa la técnica aunque no sea la correcta, culmine y vuelva a empezar. Si corta o abandona inconscientemente entrenará esta práctica.
Trate de no hablar durante la práctica y seguir las instrucciones e indicaciones de Sensei y compañeros antiguos. A su vez no corrija a los demás, es de mal gusto y puede ser ofensivo, detrás de ese error seguramente hay una batalla o una exploración, no intervenga a menos que se le solicite asistencia, no importa si ud tiene mayor graduación; hay muchas formas y caminos de abordar una técnica, y en todo caso, será Sensei quien nos guie en esa búsqueda. Como dijimos, estamos todos para crecer juntos. Confíe.
En nuestra práctica intentamos siempre hacerlo un poco mejor que la vez anterior, a esto en Japón le llaman KAIZEN, pruébelo saldrá beneficiado.
No se retire del Tatami sin la autorización de Sensei y siempre por una razón justificada.
Una aclaración, Kimono es un vestido tradicional japonés, pero la ropa usada en la práctica se denomina Keikogi (Keiko-práctica Gi, ropa o uniforme) o Do-Gi (ropa de la “vía”) en otras artes la denominación es más específica explicitando la disciplina por ejemplo Karate-gi, Judo-gi e incluso Aikido-gi.
Mantenga siempre el Keikogi en adecuadas condiciones de higiene; la transpiración en el tatami es fruto del trabajo duro y reconocimiento de su compromiso, pero el olor por falta de higiene es ofensivo y de mal gusto. Si aún no tiene el suyo, un equipo deportivo cómodo será suficiente, de preferencia sin colores estridentes.
Cuide su aliento y use las uñas cortas.
En nuestra práctica utilizamos Bukis o “armas”; a medida que avance en su proceso, y le sea posible, compre las suyas. Son instrumentos de trabajo que nos permiten evolucionar y cimentar el aprendizaje, puliendo nuestra técnica y movimientos. Trátelos con respeto y cuidado. Evite usar los bukis de los compañeros, y si bien en el Dojo hay a su disposición, su número es limitado y su reposición costosa. Tener su propio juego de “bukis” es muestra de compromiso.
La “espada” de madera se denomina “Bokken”, la espada corta “Shoto”, el bastón “Jo”, mientras el cuchillo de madera: “Tanto”.
Por último, sepa que al culminar la práctica, así como antes de comenzar, se barre el tatami, en esta práctica intervienen todas las graduaciones, es una forma de preparar el lugar para la siguiente sesión de práctica, así como una forma de agradecer por la enseñanza recibida. Cuando limpia el tatami, se suele decir en los Dojos, en realidad ud. está limpiando su espíritu.
Si le quedó alguna duda, no deje de consultarla con Sensei o, en su defecto, con los compañeros más antiguos.
Nuevamente, bienvenido, nos alegra que esté con nosotros!

Armado de la nota: Pablo Fernández 1er Dan







[1] DOJO DO camino – JO vía o lugar, sería algo así como “el lugar donde se aprende la vía o camino”