martes, 7 de junio de 2011

SOUJI "limpieza ritual del Dojo"

Souji
Souji es la limpieza ritual del Dojo.
Esta práctica es parte del entrenamiento.
Humildemente creo que cada uno de nosotros, y yo primero, deberíamos prestar un poco más atención a este punto.
En Occidente muchas veces asociamos, erróneamente, Dojo a gimnasio.
El Dojo parecería ser, muchas veces, una suerte de “gimnasio especializado en artes marciales.” Desde esta concepción, damos por descontado que si pagamos la cuota, en ella están incluidos, entre otros servicios, la limpieza. Sin embargo, sin darnos cuenta, éste enfoque nos lleva lentamente a una visión meramente utilitaria del espacio, quedando el Dojo reducido a la idea de edificio.
Lejos de esta concepción, el Dojo es, como sabemos, “el lugar de la vía”, literalmente. Por tanto es un espacio de reverencia, de meditación, de silencio, de encuentro con uno mismo. Es un todo.
De poco sirve reverenciar el Tokonoma (altar o lugar especial), sino somos capaces de asumir humildemente el cuidado de la totalidad del espacio.
Sobre el tatami realizamos “misogi” (purificación); consecuentemente deberíamos ser parte activa, en actitud de agradecimiento y con alegría, del misogi, de la “purificación” del Dojo.
En el Dojo dejamos nuestro “mal ki”, nuestras frustraciones, nuestra pereza, nuestro sudor. Y esto es bueno. El sudor honra nuestro trabajo, es evidencia de esfuerzo sincero y dedicado, pero también ofende a nuestro compañero cuando no lo limpiamos. Nuestro “mal ki” debe ser purificado, limpiado, transformado.
No le aventaríamos a la cara una media usada o la ropa traspirada al compañero que nos ha ayudado en el entrenamiento. Pues, de algún modo, eso hacemos al no lavar el tatami luego de la práctica. Por esto, también debemos ser dedicados con nuestro aseo personal.
“El propósito de entrenarnos en Aikido es de cultivar el espíritu y promover la paz. En este sentido, el Dojo es como un templo. No en sentido religioso pero sí, en sentido espiritual. En el Dojo encontramos la severidad y disciplina de una comunidad de guerreros. Aikido es Budo, no una teoría abstracta. Aikido existe para reforzar la valentía, la serenidad y la forma en que uno se relaciona con los demás.”
“El Dojo debe ser un lugar donde todos se preocupan con el bienestar de los otros. No es un gimnasio. Limpiar y mantener el Dojo es una forma de meditar, una forma de reflejar en su alma qué clase de persona se es.”
En Oriente se entiende que la máxima autoridad en el Dojo es el Sensei pero el cuidado del Dojo, desde el punto de vista físico, está a cargo de los alumnos; los cuales se harán responsables del orden y limpieza ya que son los más beneficiados con su cuidado.
“Aunque finalmente se trata de la limpieza de un lugar, esta práctica tiene un trasfondo espiritual más profundo. Para poder lograr la excelencia del arte, los practicantes deben tener o desarrollar la humildad necesaria para recibir la enseñanza de los maestros, sin cuestionarla, hasta que con la práctica descubran la sabiduría y su porqué.”
“NADIE es tan importante que no le toque limpiar o echar una mano.”
Recordemos que cuando limpiamos cuidamos a los compañeros de cada práctica, y también somos buenos anfitriones con quienes ingresan por primera vez.
Nuestra casa es reflejo de nuestra vida.
Nuestro Dojo es reflejo de nuestro espíritu.
Así los invito a todos y todas, humildemente, a transitar esta nueva dimensión del entrenamiento…
onegai shimasu (¿podrías ayudarme?)

He observado cuando pasan en las noticias, el aspecto y ambiente de las cárceles, he observado estando presente, en casas de personas que sufren depresión, y así muchos ejemplos más que dicen de un ambiente denso, estancado.


En lo personal; donde vivo practicamos la limpieza de nuestra casa para los actos comunes como, almorzar, dormir....
Luego de tener visitas, por más agradables que sean, limpiamos el piso y aireamos aunque haga frío. Esto limpia no solo la parte física sino también la energética.
Por lo tanto cuando vamo a almorzar tenemos un lugar limpio, aireado y agradable. Si hace frío, primero aireamos y luego cerramos y prendemos una estufa. Antes de ir a dormir también. Y eso nos hace acostarnos de otra manera, y levantarnos mejor.


Por lo tanto recuerda

2 comentarios:

marino soy dijo...

Hola sensei; te dejo este comentario y espero no sea el unico, en la modorra de llegar en hora, cambiarse y estar "pronto" estamos fallando y en verdad sin el aporte personal es dificil cambiarlo, podria ayudar que en parte del tiempo que nos quedamos despues de practicar lo utilicemos para limpiar y acomodar el dojo para quienes vengan a pratacticar y para el dojo mismo, si te parese terminada la proxima practica paso un trapo
Un abrazo

Leonardo dijo...

Estoy de acuerdo. Creo que como lo indica la historia pendular, no fuimos de muchos deberes a muchos derechos y hemos olvidado en educar en responsabilidades.